Los cambios que trae la Operación Renta 2024

Si bien en el caso de las empresas no se experimentan cambios significativos, a nivel de personas naturales el Servicio de Impuestos Internos (SII) anunció siete resoluciones que cambian 25 declaraciones juradas
Seguir leyendo

En agosto del año pasado, el SII dio a conocer una serie de resoluciones que modifican o crean declaraciones juradas (DDJJ) de impuestos con foco en la información para el pago de pensiones alimenticias, bienes raíces arrendados y organizaciones sin fines de lucro.

Así, para este año el proceso contempla la creación de la nueva DJ 1956 que hace referencia a las donaciones registradas en Ministerio de las Culturas, Ministerio de Hacienda y Secretaría Técnica; cambios en el llenado y formato de las DDJJ 1929, 1907, 1937, 1946, 1950, 1951; cambios en el formato e instrucciones para la DDJJ anual sobre ingresos, desembolsos y otros antecedentes de organizaciones sin fines de lucro y cambios en el contenido, instrucciones y formato de la declaración jurada anual sobre rentas del art. 42 N°1 (DDJJ 1887). 

“El formulario 22 contempla cambios en su estructura, principalmente ampliando conceptos, generando una mejor identificación del origen de la renta. Por ejemplo, en la línea 5 de rentas efectivas sin contabilidad, se han agregado nuevas subcategorías para declarar rentas provenientes de arrendamientos, participaciones en sociedades con renta presunta, entre otros”, detalla César Gacitúa, socio de Tax & Legal en Deloitte, sobre los principales cambios que deberán enfrentar los contribuyentes para la Operación Renta 2024.

En el caso de la nueva DJ 1956, se trata de un cruce de información entre los beneficios de entidades sin fines de lucro y los propios ministerios, es decir, “se está buscando que la secretaría técnica (de los ministerios) avale la información de las donaciones recibidas”, explica Humberto Borges, director del Diplomado en Gestión Tributaria de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Alberto Hurtado, para quien esta modificación surge como una medida de resguardo con la que se obtendrá posteriormente información valiosa para realizar seguimientos a las entidades beneficiadas con las donaciones y, por  otro lado, se tendrá la información de quienes realizan las donaciones que finalmente obtienen un beneficio fiscal.

Además, en el marco de la polémica generada por el caso convenios, se reduce de 12 mil UF a 4 mil UF los ingresos promedio que obligan a las organizaciones sin fines de lucro a entregar al SII información relativa a sus ingresos, gastos y otros antecedentes. Un cambio que para Gacitúa representa un avance en materia de transparencia, pues el contar con mayor información de este tipo “le permitirá al SII contar con mayor capacidad para detectar potenciales irregularidades, pudiendo así también ayudar en procesos de investigación del Ministerio Público y Contraloría”.

En ese sentido, otro cambio vinculado a un mayor manejo de información es el caso de la DJ 1953 para el desarrollo regional (Ley N° 21.210), “que tiene como fin informar los proyectos de inversión y procesos de los mismos”, complementa Borges.

Bienes raíces

La modificación en la declaración jurada 1835 “tiene un impacto significativo en el sector inmobiliario, al ampliar el alcance de contribuyentes obligados a declarar, eliminando la limitación a bienes raíces a partir de cierto valor de avalúo fiscal, que anteriormente era entre 30 y 50 millones de pesos”, plantea Claudia Meza, académica de la Escuela de Contador Auditor de la Universidad Andrés Bello, sobre la información relativa al arriendo de bienes raíces agrícolas y no agrícolas.

Un cambio que, a juicio de Gacitúa, aporta un mayor control, pues implica que la autoridad tributaria tendrá un mayor número de contribuyentes que arriendan propiedades bajo su radar. “Esto le permitirá al servicio verificar si tales ingresos se incluyen correctamente en la declaración de impuestos correspondiente”, puntualiza el socio de Deloitte.

Asimismo, se incorpora una nueva línea en el formulario para declarar el crédito por la Ley N° 21.631 que estableció un beneficio tributario transitorio y extraordinario a la compra de viviendas nuevas adquiridas con créditos con garantía hipotecaria.

Desafíos y recomendaciones

Si bien las modificaciones anunciadas suponen una mayor atención de parte de los contribuyentes, a juicio de Borges el desafío este año “será para el propio SII, que deberá demostrar para qué sirven tantas declaraciones e información que el servicio tiene”.

De igual manera, “se debe tener en cuenta las fechas claves que demandan mayor atención y una elaboración minuciosa de las declaraciones juradas por parte del contribuyente”, concluye Meza.

Share This